LibreriaFrancesa.net

13 de abril de 2010

El uso del diccionario en el aprendizaje de idiomas

Algunos profesores que enseñan un idioma extranjero no están a favor del uso del diccionario cuando se trata de principiantes o los llamados falsos debutantes. Argumentan por una parte que el uso del diccionario bilingüe (Francés-Español por ejemplo), es muy limitante e incompleto, amén de que induce a la “mala costumbre” de traducir en lugar de pensar en el idioma estudiado.

Para evitar eso, unos recomiendan únicamente el diccionario monolingüe (por ejemplo el DICTIONNAIRE DE LA LANGUE FRANÇAISE –llamado popularmente Diccionario Francés-Francés). Una segunda objeción es la de que el alumno no debería por sí mismo ir más rápido que el resto de sus compañeros y que podría más bien confundirse con traducciones incorrectas o aun más, no comprender totalmente las explicaciones en el monolingüe. Una última objeción es la de no recargar al alumno con gastos extras en su aprendizaje.

Quiero abogar aquí por el uso de los dos tipos de diccionarios para los principiantes, y lo hago con la solvencia que me otorga el haber aprendido primero inglés, luego francés, y más tarde suficiente italiano para no pasar penurias en mi primer viaje a Roma. En todos los casos los dos diccionarios me fueron importantísimas herramientas complementarias.

Aunque el inglés y el francés los estudié en clase con profesor y con un método definido, siempre fui más allá, casi siempre leyendo en esos idiomas con la ayuda de los diccionarios.

¿Cómo usar los diccionarios?

El estudiante debería comenzar por leer artículos de revistas de su interés o recreación preferida, o tal vez uno de esos pequeños libros en Français Facile o en Easy English, por mencionar solo las dos lenguas extranjeras más comunes en nuestro medio, siempre diccionarios en mano. El mismo principio aplica, desde luego, al estudio del español para extranjeros.

Estoy en principio de acuerdo en evitar el uso del diccionario bilingüe para traducir al español cuando leemos en el idioma extranjero. Así que usemos primero el monolingüe:


Leo en inglés sobre mi afición a la pesca en la revista Costa Rica Outdoors lo siguiente:

“Some argue that the best fishing is found when the moon is full”. Si esta es una de mis recreaciones favoritas y leo frecuentemente sobre ella, debo saber desde hace mucho que fishing es pesca o pescar. Así que la palabra clave que no entiendo (la palabra “difícil) es argue. Busco esta en el diccionario monolingüe  WEBSTER NEW DICTIONARY (el llamado Inglés-Inglés) donde encuentro:  Argue  =  Prove; Offer reasons; Dispute; Prove by reasoning; Discuss. Puede ser que conozca ya algunos de estos vocablos; que entienda otros en el contexto; o que sean algunas de las llamadas “palabras amigas” o “transparentes” a nuestra Lengua Romance (a pesar de la relativa lejanía con la Lengua Anglosajona como en todas o casi todas de las de este ejemplo: Prove = Probar; Offer reasons =  Ofrecer razones; Dispute = Disputar; Prove by reasoning = Probar por razonamiento; Discuss = Discutir. De haber utilizado el diccionario bilingüe hubiera encontrado únicamente que Argue es Discutir, asunto que no me queda muy claro. En cambio al utilizar el monolingüe aprendí las “palabras amigas” Prove, Offer reasons, Dispute y Discuss. Si alguna de estas no tiene suficiente similitud con su equivalente en castellano, vuelvo por ella al monolingüe y así sucesivamente. Y si se convierte en un círculo vicioso y me canso de este procedimiento, siempre puedo terminar buscando en el bilingüe la traducción concisa.

En el caso del francés, italiano, portugués, o catalán, Lenguas Romances hermanas del español (las otras son el rumano y el provençal), es todavía más fácil el uso del diccionario monolingüe. Veamos otro caso tomando el francés como ejemplo.  En una vieja revista LE FIGARO MAGAZINE  encuentro el título CE PAPE QUI AIME LA FRANCE y leo más abajo: Le Saint-Père attache une importance  particulière aux dates symboliques de l’histoire de la France. Aquí, la palabra clave que podría no entender es Attache; pero en el contexto intuyo que es un verbo, así que busco y encuentro en el monolingüe (francés-francés): Attacher = Fixer; Accorder; Atribuer. Aquí también me encuentro con “palabras amigas” con sus equivalentes castizos: Fijar, Acordar (estar de acuerdo), y Atribuir. Aprovecho que es gratis y leo a la par: Attaché = Fonctionnaire dans une Ambassade, un Ministère; adicionando a mi vocabulario todas estas nuevas “palabras amigas”.

Por otra parte el diccionario bilingüe es imprescindible cuando queremos saber (al hablar o escribir), determinada palabra en el idioma que aprendemos, a partir de la conocida en castellano. ¿De qué otra manera podríamos saber cómo decir “Panadería” en inglés (Bakery) o en francés (Boulangerie)? Y desde luego, podríamos a continuación confirmarlo en los respectivos diccionarios monolingües: Bakery = Make bread, Bake house. Boulangerie = Fabrication du pain; lieu où l’on fabrique ou vend du pain. ¡Fácil!  ¿Verdad?

Si el uso de los diccionarios es conveniente para alumnos en clase, es todavía mucho más importante cuando se trata de autoaprendizaje, donde la traducción juega un papel preponderante. Más adelante, cuando pasemos de la fase elemental, encontraremos también de mucha utilidad consultar otros diccionarios más específicos o temáticos como Sinónimos, Verbos, Etimológicos, Ortográficos, Nombres Propios, Temáticos, Visuales (con dibujos), Frases, Citas, Multilingües y muchos otros.

Un buen profesor de idiomas tiene siempre a mano (en clase o en su biblioteca) los dos tipos de diccionarios básicos, enseñando e incentivando el uso de estos valiosos accesorios.

15 comentarios:

  1. Gracias por el artículo. No hay duda; digital, impreso o como sea, para aprender, estudiar o "jugársela" en algún idioma que no sea el que traigamos de fábrica, hace falta tener uno como referencia. ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ramon, te felicito por el articulo y sobre todo por el blog. Lo esperare los martes con ilusion.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  3. Pues yo creo que todos nos beneficiaríamos más si dejáramos por fin esa práctica odiosa de la diccionariodependencia. Es una consecuencia del gran peso de la tradición, de cuando se estudiaba el latín y el griego clásicos para traducirlos y no para hablarlos.

    La adquisición de una lengua extranjera debe hacerse de la mano de locutores nativos, con la orientación del docente y la interacción que él promueve en clase con los compañeros de clase.

    Me parece increíble que alguien diga que es mejor "buscar en el diccionario" que "preguntarle al que se tiene al lado". Precisamente, el aprendizaje debería ser construido entre varios; el aprendizaje de una lengua es un acto social que se realiza entre varios.

    Es cierto que consultar el diccionario resulta muy útil cuando necesita una respuesta inmediata, cuando quiere verificar el significado de una voz, o su categoría gramatical, entre otras cosas. Pero la experiencia de estudiantes y docentes demuestra que el diccionario no es un instrumento sine qua non en la adquisición de la lengua extranjera: hay que comprender que para cada etapa del aprendizaje el estudiante necesitará un léxico específico que debe ser anticipado por el docente, y que no necesitará nada más hasta que se presenten nuevas necesidades de comunicación.

    El reverso de la moneda es que proceder de ese modo podría resultar frustrante para muchos estudiantes, porque están muy acostumbrados a recurrir al diccionario. No obstante, la traducción de la palabra no siempre aclara las cosas sino que las vuelve más confusas.

    En fin, un tema que da mucho de que hablar y que nos seguirá ocupando a especialistas de la didáctica de las lenguas extranjeras, a estudiantes y por supuesto a libreros.

    Gracias, don Ramón, por permitirnos discutir este interesante tema.

    ResponderEliminar
  4. Don Ramón:
    El excelente hábito de recurrir al diccionario (en vez de preguntar a quien tengamos más cerca) se cultiva durante el proceso de aprendizaje. Estoy de acuerdo con su punto de vista.
    Saludos cordiales,
    Dunia Solano, Presidenta
    CÁMARA COSTARRICENSE DEL LIBRO

    ResponderEliminar
  5. Con interes y buen gusto te seguire los pasos todos los martes, y si puedo hacer un comentario constructivo lo hare. Espero que esten muy bien alla en tu hogar. Saludos,
    KOKY BONILLA M.

    ResponderEliminar
  6. Respuesta a comentario de Miszka:

    Estimado profesor,
    Muchas gracias por sus comentarios que incluiremos en nuestro blog.
    Nos parecen muy apropiados. Sus puntos de vista son correctos. Naturalmente los diccionarios no son más que herramientas complementarias en el aprendizaje de idiomas y no sustituyen para nada, al profesor, el método utilizado, los libros de lectura, el intercambio con otros alumnos y profesores, el cine, la TV, los audios, los viajes a países donde se habla el idioma que aprendemos, los juegos, etc...

    Al principio, por el nombre extranjero de su correo y por la terminación fr del mismo, pensé que provenía de Francia, pero sospechoso de su impecable manejo del castellano, procedí a investigarlo en internet, descubriendo primero una íntima relación con el profesor de francés José Lisandro Sánchez Salas de Costa Rica y concluyendo finalmente con que son la misma persona.

    Muchas gracias de nuevo por sus atinados comentarios y su visita a nuestro blog.
    RAM

    ResponderEliminar
  7. Dear Ramon, it is true, when one translates some special texts /economic, historical, scientific/, it is almost always necessary to have some special Webster English/English dictionary together with appropriate special Engl-/for me Slovak or Czech /special e.g. botanical / dictionary, because, for instance, the word "plate" has got many possible translations what depends on the theme and surrounding text and its meaning... To translate something GOOD is not so easy, it is not to write the words in another language but the find out their deeper sense... the SUBSTANCE. I like to translate.
    Viera Pfaff. Slovakia

    ResponderEliminar
  8. Ya leí tu articulo sobre el uso de los diccionarios, me parece muy bueno, se lo haré saber a mis nietos que estudian en una escuela bilingue Ingles-español y además cogen clases de francés en las tardes. Estaré pendiente.
    Gracias por incluirme entre las beneficiadas.....
    Cariños,
    Matilde de Cáceres

    ResponderEliminar
  9. Te felicito Ramón por tu nuevo Blog es muy instructivo,
    Federico Gómez

    ResponderEliminar
  10. Hola, FELICIDADES con su blog, el artìculo en relaciòn al uso del diccionario me parece oportuno, indudablemente debe de existir quienes apoyan o no su uso, en cuanto a mì respecta si apoyo la utilizaciòn del mismo no sòlo como herramienta de consulta, sino además como instrumento para crear actividades de còmo aprender a usar el diccionario, por otra parte apoyo para comunicarse como usted bien lo dice en un paìs donde no manejemos bien el idioma, mi experiencia en el cole muchas veces me demostrò que en la mayorìa los estudiantes ni siquiera saben como emplearlo en su lengua materna, asì que criterios de criterios todos respetados, suerte Don Ramòn.
    Flory Brenes
    Profesora de Francés.

    ResponderEliminar
  11. Ramon....gracias. Primer numero del blog recibido y leido. Te deseo suerte en el torneo de golf. Es deporte dificil de dominar. Nunca jugue con un Frances en 15 anos pero si con un francophone canadiense muy agradable. Tendria yo quizas 16 anos, y a la pregunta si era un French Canadian, hizo la correccion. El era un French speaking Canadian. No era un gran golfista pero en este deporte, lo importante realmente es ser gente y ser simpatico. Imaginate lo que es caminar 18 hoyos con un mae que no sonrie y cuenta malos chistes..
    Saludos Carlos Jinesta

    ResponderEliminar
  12. Estimado don Ramón
    Como siempre sus acertados creaciones, me encantó su artículo muy claro y de lectura rápida. Gracias por lo que hoy aprendí.
    Con cariño y admiración.
    Norma I. Zúñiga León

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones por el blog,
    Estuve leyendo lo de los diccionarios
    Julio Salas
    Presidente
    UNIVERSAL DE IDIOMAS

    ResponderEliminar
  14. Lo que me parece más importante es saber usar correctamente el diccionario. A menudo los estudiantes lo utilizan solo para buscar la traducción de las palabras. Sin embargo, hay mucha más información que por lo general no se ve a pesar de su importancia. Cito como ejemplos la categoría gramatical, la conjugación verbal y la pronunciación.
    Un detalle también importante es que, como los diccionarios bilingües tienen la traducción del español de España, aveces se sigue sin entender. Una solución a esto podría ser recurrir al internet: buscar la imagen en lugar de la traducción, claro que esto no aplica a las palabras vacías de significado como conjunciones.
    En mi opinión hay que motivar al estudiante a aprender y desarrollar otras estrategias y dejar la traducción y el uso del diccionario como uno de los últimos recursos.
    Gracias a Don Ramón por este espacio para intercambiar ideas.
    Saludos,
    Natalia Ramírez D.
    Profesora de francés
    UNED

    ResponderEliminar
  15. Un gusto saludarlo Don Ramón. 28 dentro del campo de la enseñanza me permiten apoyar su comentario en cuanto al uso del diccionario. Este no solo permite encontrar el significado de las palabras sino grabar en nuestra mente su escritura. Palabra buscada jamás será olvidada. Por supuesto no deben los estudiantes depender de él y recurrir solo en caso de no entender definitivamente una palabra. Muchas cosas se han "satanizado" en la enseñanza de idiomas y solo la experiencia nos ha dejado darnos cuenta de que muchas cosas tildadas de obsoletas no lo son tanto.Saludos,
    Virginia Vega, MA lingüística y Prof de Francés.

    ResponderEliminar